Vídeo

Raúl Zurita: “El olvido es imposible”

Comparte en Facebook Twitear Whasapealo Telegramealo

Bastó una nota en Facebook del poeta, a comienzos de agosto, llamando en letras mayúsculas a los artistas a abstenerse de participar en cualquier actividad que realizara el recién nombrado ministro de las Culturas, Mauricio Rojas, para que el gobierno cimbrara. El acto en el Museo de la Memoria, convocado para pedir su renuncia, se transformó en una celebración, porque Rojas no duró más que un fin de semana. Zurita, premio Nacional de Literatura, fue una estrella de rock recitando sus poemas sobre los arreglos de Los González y los Asistentes. La presencia de miles de personas en ese improvisado acto fue el mensaje.  

¿Qué sientes que pasó con tu intervención después del nombramiento de Rojas y el acto en el Museo de la Memoria? 

“Tú estás condenada al recuerdo, estás condenada a recordar y esa memoria se transmite a través del lenguaje, se va pasando en el lenguaje a la humanidad entera, entonces, olvidar es imposible”.

-Yo siento que fui solamente un catalizador. Ese día (del mensaje en Facebook) me desperté muy temprano y leí la nota de Sergio Gómez en La Tercera (donde citaba las afirmaciones del flamante nuevo ministro sobre el Museo de la Memoria) y me pareció que era intolerable. Mi reacción fue inmediata.  

¿Tú lo conocías desde antes? 

-Yo había escuchado de él, pero poco, muy poco. No me parecía alguien especialmente interesante. No me era atractivo. Incluso, aunque no hubiese dicho lo que dijo, era un tipo totalmente anómalo en relación al mundo cultural. Entonces, uno trata de entender cuáles son las intenciones. No soy de las personas que creen en teorías conspirativas, pero era sumamente extraño que lo nombraran en Cultura. Había algo ahí, un plan, algo… 

Ela posibilidad conspirativa, ¿Cuál podría haber sido ese plan? 

-Era una manifestación de un desprecio profundo, por un lado, al mundo cultural y, por otro, del funcionamiento de esta maquinaria de la impunidad, en su sentido más profundo. O sea, borrar la memoria, borrar las huellas. Ese afán es más fuerte ahora que en el anterior gobierno de Piñera. 

¿Y más fuerte ahora que en los ’90? Da la impresión que el sentimiento imperante en esa década era de mayor pudor. La gente decía: “Yo no sabía”, más que: “El contexto lo explica”. 

-Los ’90 fue una época que explica muchas de las cosas que están pasando ahora, una época de contradicciones abismantes. Por un lado, estaba ese mundo que llegó a su apogeo con Frei (Ruiz-Tagle), en que los familiares de la Agrupación de los Detenidos Desaparecidos eran tratados como marcianos que venían a aguar la fiesta, a echar pelos en la sopa, porque éramos los jaguares de América y queríamos dejar el pasado atrás. Eso se corrobora después con toda la campaña que hicieron cuando arrestaron a Pinochet en Londres. Yo creo que uno de los actos más humillante de la historia de Chile fue cuando Pinochet asume como senador. Uno no podía creer que este gorila… Y el otro acto tremendo fue, por supuesto, el regreso de Pinochet de Londres a Chile. Incluso para personas como yo, que tienden a ser excesivamente sentimentales y poco tolerantes a sufrir y tienden a creer que la gente se arrepiente y cosas así, todo lo que ha pasado es un desmentido feroz de esa idea del arrepentimiento. Éramos los jaguares de América y queríamos tener una buena casa, en un buen barrio. Son esas formas las que se transforman y que afloran a la primera. Los hechos más recientes quebraron una capita milimétrica, de un espesor cero, que se había puesto sobre la historia de Chile, como si hubiera sido ayer que lo vivimos. 

Como si hubiera sido ayer ¿Qué? 

-La dictadura, la virulencia. Es absolutamente alucinante este pedir cuentas por Rusia, por Stalin, o lo que sea, a los familiares de las víctimas de los crímenes. Entiendo la indignación de la gente del Partido Comunista, donde yo estoy inscrito, no sé si soy militante, pero estoy inscrito y lo entiendo. Ellos son las víctimas. Murieron más de 600 militantes del Partido Comunista, y miles de miles más fueron torturados. Ellos tienen en su casa los muertos. ¡Pedirles cuentas es alucinante! ¡Es de una inmoralidad profunda! No entiendo que alguien no pueda ponerse en el lugar de las víctimas, de los deudos de los peores crímenes de la historia. El Partido Comunista chileno no tuvo el tiempo para seguir el camino que siguieron los PC europeos. Fue atacado, aniquilado, mientras en Europa tuvieron el tiempo, la calma para reflexionar. 

¿Pedir cuentas por la historia de otros países, es también una forma de no hacerse cargo de lo que tienes frente a ti? 

-Por supuesto, y eso pasará con el Museo de la Democracia. Uno se pregunta: ¿Incluirá todas las muertes del movimiento popular, las masacres del movimiento obrero, la represión al pueblo mapuche? Porque esa es la historia de la democracia chilena ¿Qué es esto? La que cometió los crímenes fue la derecha, la derecha más profundamente fascista. La teoría de tratar de equiparar con lo que ocurre en otros países es profundamente inmoral. Mira, que decirle a Carmen Hertz lo de Venezuela. Cuando al marido se lo mataron. ¡Qué patudez! 

Respecto a quienes apoyaron a la dictadura asesina de Pinochet, pero tienen la increíble desfachatez de reprocharle a la izquierda y al Partido Comunista los crímenes de Stalin, de una cosa tengo la certeza absoluta: Ellos, los Moreira, las van Rysselberghe, los Desbordes, de haber nacido en la Unión Soviética habrían estado al lado de Stalin, no de las víctimas. El que apoya a un criminal en su propia casa, lo habría apoyado en todas las casas del mundo. 

Foto: Indigo Prado Espinoza

NADIE MUERE SOLO 

¿Qué crees que ha pasado entre Piñera I y Piñera II? Da la impresión que, por lo menos, en Piñera I había un sector más fuerte que reconocía las violaciones a los derechos humanos. 

-Ha habido, en Piñera, un retroceso. Es curioso, pero este gobierno tiene un extremismo de derecha mayor que en el primer Mandato de Piñera. Creo que no hay que confundir este grupo con una derecha más dialogante, nueva. Meterlos en el mismo saco es un error político grave. 

“De una cosa tengo la certeza absoluta: Los Moreira, las van Rysselberghe, los Desbordes, de haber nacido en la Unión Soviética habrían estado al lado de Stalin, no de las víctimas. El que apoya a un criminal en su propia casa, lo habría apoyado en todas las casas del mundo!”

¿Evópoli, por ejemplo? 

-Evópoli, sí, y otra gente que se llaman liberales con los que yo, personalmente, he mantenido un diálogo, porque no son fascistas. El riesgo de meterlos a todos en el mismo saco es perder oportunidades de hacer justicia, pero efectivamente hay una ofensiva fuerte de la derecha pinochetista. 

¿Cómo ves en esta ofensiva el factor Ampuero? Da la impresión de que Ampuero y Rojas tenían una amistad anterior y que ambos están en los círculos de confianza actual de Piñera. 

-Son productos sin mayor trascendencia. Ampuero es un mal escritor, ese es un dato más de la causa y de Rojas no sé nada.  

Le estaba haciendo los discursos a Piñera. 

-Es verdad. Él me da un poco de pena, porque Ampuero lo logró. Es parte. Pero Rojas no va a ser admitido nunca dentro del círculo de la derecha. No es oveja de ese redil. Es un tránsfuga y la derecha social y política es implacable. Nunca lo van a aceptar. 

¿Cómo sorprende esta ofensiva que describes al mundo que históricamente se opuso a las violaciones de los derechos humanos¿Tiene fuerza para oponerse? 

-Nosotros no tenemos nada. No tenemos los medios de comunicación, no tenemos el dinero, no tenemos todo lo que posee el nazismo chileno. Lo único que podemos poner es nuestra unidad y nuestra hambre de futuro, la fuerza de una lucha que es inclaudicable y que no termina jamás. Aunque ha sido perpetuamente derrotada, se vuelve a levantar desde sí misma. Es la fuerza de un sueño invencible, que permanentemente renace. Esta lucha es milenaria y que no se resuelve con el triunfo de un grupo sobre otro. Nuestras discusiones son triviales, porque es mucho más importante soñar con una sociedad más justa. Si vamos juntos no va a pasar nada, pero si vamos separados y nos estamos pasando constantemente la cuenta entre nosotros, se hace muy difícil. Entonces, el acto en el Museo de la Memoria fue un gesto de unidad. El plebiscito costó mucho. Había muchos escépticos -y no dejaban de tener razón-, que no se imaginaban a Fernández, al Ministro del Interior, diciendo “Perdimos”.  

Pero se impuso el optimismo 

-Claro, pero fue también porque íbamos unidos. Me parece que si vamos juntos, con nuestras diferencias, si dejamos de pedirnos cuentas, que tú, que yo, que Stalin, no nos van a derrotar. Ahora, e da esto de Eduardo Frei Ruiz-Tagle (que no ha renunciado a su cargo como embajador de la Misión Especial Asia-Pacífico a pesar de que hay un subsecretario en el gobierno cuestionado por su hermana y su partido por el papel que le tocó en una autopsia ilegal realizada a su padre)… Tenemos una diferencia de pensamiento por este temaYo le preguntaría a Piñera ¿Va a seguir hablando del gobierno cívico-militar? Ahí está el asesinato de un Presidente. 

Un magnicidio 

-¡Un magnicidio! Aunque todas las muertes son iguales, hay que tener presente lo que simbólicamente significa atentar contra un expresidente. Hay diferencias entre un gobierno autoritario y uno asesino, de frentón. Una dictadura que mata sistemáticamente… Frei Montalva es un personaje extraño. Yo no lo quise, pero reconozco que tuvo una tremenda adhesión social, que hizo la reforma agraria, la sindicalización obrera, las juntas de vecinos, reformas bien profundas. Después cometió la equivocación de apoyar el golpe. Fue una tremenda equivocación de Frei (Montalva) optar por un golpe, sin saber que estaba optando por sus propios asesinos. No se puede jugar con esas cosas. Frei apoyó a quiénes lo iban a matar. Eso lo dice todo ¡Qué peor tragedia que esa! 

Pero cuando lo matan ya se había desafectado y estaba participando en la oposición. 

-Sí, en ese sentido después viene Patricio Aylwin -que también apoyó la dictadura- a cumplir un poco la tarea de reparar ese error. La Concertación que yo apoyé fue una gran cosa porque logró la unidad en un propósito común. De igual modo, creo que fueron muchos los pactos de silencio, que fueron muy graves, y de los que no nos enteramos, pero que tuvieron expresiones de humillación tremenda, como el funeral de Pinochet con ese caballo que va solo, como si fuera Napoleón, cuando era un tipo de la peor calaña. 

Es un cliché decir que la poesía, o el arte en general, no cambia el mundo ¿Qué te parece a ti el rol que político que está jugando ahora? 

-No solo en el siglo XXI, el arte siempre ha sido una fuerza de vanguardia. La poesía, el arte son transformación. Ahí también está la posibilidad de cambio. “¡A la calle futuristas, tamborileros y poetas!”, es el llamado de Vladimir Maiakosvki. Yo ya no puedo marchar porque me caigo, pero hay que salir. 

¿Qué te parece lo que ha pasado con el pueblo chileno? Por lo menos, da la impresión que las últimas generaciones han sido educadas muy lejos del arte y más cercanas del pragmatismo. 

-Esa es la filosofía del neoliberalismo, pero es mucho menos de lo que nos quieren hacer creer. Quienes ponen el acento en la apatía, se saltan lo que ha ido en los movimientos estudiantiles y en las universidades. Ahí es posible ver cómo la historia está absolutamente presente. Cómo se reinterpretan y se hacen nuevas versiones de las canciones de Víctor Jara. Efectivamente, hay una educación totalmente adormecedora, pero no hay caso. La historia no se borra y no se borra porque el olvido es imposible. Tú estás condenada al recuerdo, estás condenada a recordar y esa memoria se transmite a través del lenguaje, se va pasando en el lenguaje esa memoria la humanidad entera, entonces, olvidar es imposible. Hay tipos que piensan que la memoria es mala porque así se perpetúan los resentimientos, eso lo dijo el hijo de la Susan Sontag (David Rieff). Es un tipo muy inteligente, pero el problema es que ¡El olvido es imposible! Aunque que quieras, no se puede olvidar, aparecen los recuerdos de una forma muy misteriosa y vemos aflorar los mismos conflictos de hace dos mil años. 

¿Tú estuviste preso en El Maipo y sufriste tortura? 

-Sí. Estuve tres semanas, pero fue como que hubiese estado 30 años. 

Muchos sobrevivientes dicen: “Sufrí, pero sobreviví”. Por un cierto pudor y respeto hacia quienes murieron, desaparecieron, esconden sus recuerdos. ¿Qué recuerdos conservas tú que son imborrables? ¿Te parece importante traspasarlos a las generaciones que no vivieron  la dictadura? 

“Por mucho que te estén matando, tú estás unido y tal vez con más fuerza que nunca a los seres que amas. Y los seres que amas te están acompañando. Esto es tremendamente misterioso, pero es así”.

-Cuando tú estás pasando los peores sufrimientos, quizás es un consuelo saber que cuando estás totalmente aislado, en ese momento de extrema fragilidad, estás en contacto con las personas que te importan. Es impresionante la intensidad del pensamiento. Los seres que están sufriendo están cerca de los seres que sufren con él, como el desaparecido está cerca de su mujer y ella lo está de su esposo que no está ¡Es una sensación tremenda! Por mucho que te estén matando, tú estás unido y tal vez con más fuerza que nunca a los seres que amas. Y los seres que amas te están acompañando. Esto es tremendamente misterioso, pero es así. En las situaciones más desesperadas, incluso cuando tú sabías que ese podía ser tu último día y uno lo puede testimoniar. Yo creo que nadie muere solo. Ese último minuto de una persona a la que están masacrando es de comunión con todo y con todos. Si no, esta vida es un absurdo absoluto, no tiene sentido el mundo entero ¡Y es una verdadera mierda la democracia! Pero creo que ese último segundo, es un segundo en paz. Quiero creerlo.

Creo que el mundo no se puede medir por los índices de sufrimientos pasados. Felices los felices, dice Borges. Se ha avanzado en que hay menos pobres, pero ¿Cómo están los pobres? ¡Están horrible! Y esa es la medida, esa es la medida que tomamos. Esos son los que cuentan, eso son los seres más importantes del mundo. 

NADA DE QUÉ VANAGLORIARSE 

Las mismas cifras muestran que la extrema riqueza ha aumentado y que el poder está aun más concentrado que antes. 

-Yo creo que mientras haya un ser humano que se tenga que meter en una balsa para buscar una nueva patria o que tenga con qué alimentar a sus hijos, no hay nada de qué vanagloriarse. Mientras haya un mundo que tenga que ver lo que sucede con los sirios, en palestina, con los niños migrantes en los Estados Unidos, lo que ocurre con niños en el Sename, no hay nada de qué enorgullecerse. Por eso la batalla por lo humano es tan vigente. Venezuela: quinientos mil niños en desnutrición, esos son datos y estoy bastante bien informado sobre la situación de hambre allí ¡Eso es atroz! Entonces, no se trata de si Maduro es dictador o no es dictador. Es un pueblo que está famélico. Nicaragua, es atroz, entonces no hay nada de qué vanagloriarse. Hay nuevas formas de unir y ahí el papel de los poetas y los artistas y es importante.  

Hay dirigentes, como Gabriel Boric, que han sido criticados por reconocer las violaciones a los derechos humanos en países cono Nicaragua y Venezuela. ¿Qué opinas tú? 

-Es que por eso soy tan poco militante. Encuentro que si no puedes alimentar a tus hijos, que gobierne quien sea. Y luego lo de Nicaragua… Ortega y la mujer se volvieron locos. Son siniestros. No hay ninguna causa que pueda justificarlos. Yo trato de no caer en darle pasto a la derecha, pero si con esto le damos un punto a la derecha, ¡Pues démoselo! 

¿Cómo ha sido tu acercamiento a los jóvenes a partir de esta nueva forma de expresarte que has encontrado a través de poemas musicalizados? 

-Yo siempre he experimentado nuevas formas. Esto fue un encuentro casi casual que tuve con González. Nos entendimos muy bien y ha sido potente, pero yo le estoy súper agradecido a ellos, lo pasamos bien, pero si yo pensara en la recepción de las cosas que hago estaría totalmente liquidado, no tendría mi libertad.   Mi libertad consiste en que me importe lo que quiero hacer, no en cómo va a ser recibido y creo que eso, para mí es fundamental, pero no puedo hacer otra cosa, no puedo hacer otra cosa de lo que siento la necesidad de hacer, lo que me es urgente. No puedo creer poquito, quiero mucho o detesto. 

El tema de esta lucha o debate por los museos ¿Dónde está o debiera estar la memoria viva, el movimiento? Porque una cosa es la memoria y otra el museo y hay muchos padres, jóvenes, por ejemplo, cuyos abuelos no quisieron contarles la historia en su momento para “protegerlos” o padres que estuvieron comprometidos en la lucha y no quieren que sus hijos sufran. 

-Los padres mapuche que no querían que sus hijos hablaran mapudungun. 

Y con un Estado que tampoco promueve la mantención de la memoria en el lenguaje. 

-La eliminación del ramo de filosofía, la desaparición de la enseñanza del pensamiento crítico, es una lucha urgente, que desde la enseñanza haya una valorización del ejercicio del pensamiento crítico. Al Estado no le interesa, no le ha querido preocupar, pero, aunque no se cuente, está. Está, se cuela, se puede colar en las canciones, hay un potencial subversivo que es muy fuerte, enorme y me refiero a la subversión no en el sentido aterrante, que para muchos tiene la palabra, sino en subvertir esta la sociedad. 

¿La ola feminista las inscribes como parte de esa subversión? 

-Es tan inconcebible que no tengan los mismos derechos. Sí la inscribo, por supuesto, la inscribo con todas sus contradicciones y excesos. 

Con la batalla por el lenguaje 

-Con todo. El lenguaje es totalmente autónomo y el lenguaje tiene más memoria que nosotros, no se puede imponer por decreto. Pero eso no es importante. Yo me acuerdo que decían que Evo Morales quería un gobierno racista. Bueno, ¡Aguántense los blancos un poquito de racismo! Ahora, la poesía es la poesía, la literatura es la literatura y de ahí se han recogido las cosas más profundas. Yo no soy un hombre, ni mujer. Soy lo que la poesía dicta que sea. Puedo ser hombre, puedo ser mujer. Vi una película de Fellini, que termina con Anthony Queen llorando en la playa y es uno de los llantos más potentes en la historia del cine. Yo creo que la única diferencia entre un hombre y una mujer es la forma de llorar, porque pueden llorar de distinta manera. Pero me parece que el feminismo es un movimiento civilizatorio. Hay una feminista canadiense, no recuerdo su nombre, que hizo una pregunta bien interesante: ¿Qué hay más parecido en todo el universo a una mujer? ¡Un hombre pues!  

Un apéndice másun apéndice menos 

-Somos iguales. 

Claves: , , , , , , , ,

Comparte en Facebook Twitear Whasapealo Telegramealo

6 thoughts on “Raúl Zurita: “El olvido es imposible”

  1. Cierto Zurita, sin Justicia no puede haber olvido. ¿Obligará a Estado 🇨🇱la hoy Alta Comisionada DD.HH @ONU_derechos a cumplir el #ProtocoloMinnesota ella misma se negó a cumplir cuando era Pdta Chile @mbachelet? Tal como señala #Wikipedia -en un resumen magistral- Su aplicación depende DIRECTAMENTE DE ELLA. 05-09-18, la Ex Presidenta Verónica Michelle Bachele Jeria jura como “Alta Comisionada DDHH” @ONU_derechos. Bajo su administración queda la @CIDH a la que recurrimos los Querellantes por las muertes en custodia Estado de Chile de #LissetteVilla #JamesGaete #AlanPeña #TomásArévalo y pronto #MatíasAdasme, alias “Ze Pequeño”. La Corporación SOFINI denuncia ante la CIDH que la @FiscaliadeChile encubre a los verdaderos responsables de estas muertes y otras ya van 1.392 muertes de niños bajo custodia Jueces de Familia @pjudicialchile. Específicamente denunciamos que bajo el Gobierno de la Ex Presidenta Bachelet y del hoy Presidente Piñera el Estado de Chile incumplió e incumple el #ProtocoloDeMinnesota ¿Y qué es el Protocolo de Minnesota? Cito de Wikipedia -hay otras fuentes más académicas, pero, en este caso, wikipedia resume lo central- cito; “El Protocolo de Minnesota o Protocolo modelo para la investigación legal de ejecuciones extralegales, arbitrarias y sumarias es un procedimiento modelo recomendado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos para investigar crímenes de lesa humanidad en los que se hubieran cometido ejecuciones ilegales. El protocolo está orientado a evitar que los funcionarios del Estado sospechado de haber cometido crímenes de lesa humanidad puedan actuar o influir en la investigación. El protocolo recomienda que en estos casos se constituya una comisión investigadora independiente, con recursos y facultades suficientes, así como la posibilidad de recurrir a la ayuda de expertos internacionales en ciencias jurídicas, médicas y forenses. El protocolo incluye también un modelo de autopsia y otro modelo de exhumación y análisis de restos óseos, para que sea seguido no solo por los profesionales que las realicen, sino también por las partes involucradas, los periodistas, la ciudadanía y todos los observadores, con el fin de aumentar la transparencia del proceso”. S leyó y entendió lo obvio; la tarea de la “Alta Comisionada DD.HH” Michelle Bachelet será, en el caso de las van 1.397 muertes de niños, forzar al Estado del cual fue Pdta durante 8 años, dos períodos presidenciales, a que CONSTITUYA UNA COMISIÓN INVESTIGADORA INDEPENDIENTE ASEGURE QUE LAS INVESTIGACIONES DE MUERTES BAJO CUSTODIA DEL PODER JUDICIAL CHILENO NO SEAN REALIZADAS POR EL PODER JUDICIAL CHILENO ¿Obligará la “Alta Comisionada DD.HH” ONU Michel Bachelet a cumplir al Estado de Chile el Protocolo de Minnesota que ella misma se negó a respetar cuando era Pdta de Chile y se develó la matanza de niños ocultó su Ex Ministra de Justicia Javiera Blanco, hoy en CDE? #JuzgueUd

  2. La Ley de la Tierra, en su física, es que ante una acción viene una reacción. Esto se aplica en todo lo que está sobre ella, tierra, fuego, agua, aire, humanidad, animales. Zurita, ahora comunista, no entiende esto ni lo entenderá jamás, justamente porque es comunista. Blancas palomas responsables de miles y miles de muertos en toda la tierra. Pero claro, les tocan un pelo y se inicia el movimiento de todos sus tontos útiles para iniciar una feroz contraofensiva, porque ellos, comunistas, son ángeles intocables libres de toda culpa. Para una madre, hermanos, padre, amigos, familia, toda muerte infame es un gran dolor, toda muerte, no sólo las de los comunistas reyes de las acciones. El museo de la memoria debe refundarse abarcando toda la humanidad, que toda tiene derechos. Y estos defensores de los comunistas, y ellos mismos, dejar de lucrar con el nombre del dictador Pinochet, muchos se han hecho ricos con eso. Ahora Zurita, como Neruda lo era con la misma ambivalencia, se hace comunista, sin saber si lo es o no. Todo sea por lucrar, porque para el Nobel es un ignorante al lado de Neruda. Y cuando Zurita habla de cultura debiera separar lo que es arte con lo que es social, lo que es inspiración con lo contingente. Pero claro, como iniciado comunista no le conviene, o simplemente no es capaz porque tampoco lo comprende.

  3. Sr. Zurita, no lo conozco no tengo idea lo q escribe, pero es lo mismo que ud dice de los otros escritores es muy feo q los ningunee así como los desvaloriza sus comentarios para algunos no tienen ningún valor. Lamento su sufrimiento pero no pretenda con estas generaciones se llenen de la amargura y la odiosidad que vivieron en el pasado.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *